Pasos positivos tras la Cumbre

cumbre-panama-2015

Niko Schvarz

Ya comenzaron a registrarse las primeras consecuencias positivas de la reciente VII Cumbre de las Américas. La primera consiste en que el presidente Barack Obama envió el martes 14 un mensaje al Congreso solicitando que Cuba fuera retirada de la lista de los estados que apoyan el terrorismo.

Esto es una consecuencia directa de la actitud firme y de principios, unida a su voluntad negociadora, que mantuvo Cuba a lo largo del encuentro y en la entrevista de su presidente Raúl Castro con su par estadounidense, actitud que se corresponde con la mantenida con espíritu unitario por el conjunto de los países latinoamericanos y caribeños.

Éstos constituyen, al decir del presidente boliviano Evo Morales, “un continente en rebeldía”, y Rafael Correa enfatizó que nuestros pueblos nunca más aceptarán la tutela, la injerencia ni la intervención de Estados Unidos”.

El documento enviado por Obama al Congreso –y que éste tiene 45 días para resolver- se titula: “Certification of rescission of Cuba’s designation as a state sponsor of terrorism”. La Casa Blanca certifica en su nota que en el último período, Cuba “no ha proporcionado ningún apoyo al terrorismo internacional” y que además “ha proporcionado garantías de que no apoyará actos de terrorismo internacional en el futuro”. Leer Más “Pasos positivos tras la Cumbre” »

La VII Cumbre de las Américas en Panamá

cumbre-panama-2015

Por Niko Schvarz
Periodista y escritor

Los días 10 y 11 de abril se realizará en Panamá la VII Cumbre de las Américas, en la que está prevista la participación de las 34 naciones del continente, incluida Cuba, y 31 de ellas a nivel de primer mandatario.
La mención de la sede de la Cumbre evoca de inmediato el Congreso Anfictiónico de Panamá, convocado en 1826 por el Libertador Simón Bolívar para propender a la unión de las repúblicas del sur. Un cartel alusivo al evento, ampliamente difundido, muestra un mapa de las Américas, colocando en la parte norte la leyenda: ESTADOS UNIDOS y en la parte sur el lema: ESTAMOS UNIDOS, lo que subraya la esencia integracionista del acontecimiento, cuyo transcurso estará dominado por dos temas de candente actualidad: el nuevo giro de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, con la posibilidad cierta de la reanudación de las relaciones diplomáticas recíprocas y el clamor continental de que de una vez por todas se levante el infame bloqueo que soporta la isla desde hace más de medio siglo; y la amenaza del imperio contra Venezuela contenida en la orden ejecutiva del presidente Barack Obama del 9 de marzo, que entraña el peligro real y a corto plazo de una invasión o ataque militar contra la nación bolivariana. Leer Más “La VII Cumbre de las Américas en Panamá” »

¿Una nueva OEA del siglo XXI?

Niko-300x225

Por Niko Schvarz
Periodista y escritor

La elección del ex canciller uruguayo Luis Almagro como secretario general de la OEA es una señal de que algo está cambiando en el organismo continental. Éste ha dejado de ser “el ministerio de colonias” de Estados Unidos, como lo fue en épocas pretéritas. Ahora en la OEA se refleja la nueva América Latina y caribeña amanecida desde comienzos del siglo XXI.
Por algo el presidente ecuatoriano Rafael Correa expresó que estamos viviendo, ya no una época de cambios, sino un cambio de época en nuestra América. Y ello lleva a que Luis Almagro, canciller del anterior gobierno del Frente Amplio, haya sido elegido prácticamente por unanimidad para la secretaría general de la OEA, cargo que comenzará a desempeñar el próximo 26 de mayo y se extenderá hasta el año 2020, sustituyendo al chileno José Miguel Insulza, que completa sus dos períodos al frente del organismo. Tras la renuncia de dos candidatos a presentarse (un ex vicepresidente guatemalteco y un jurista peruano), Almagro fue consagrado por 33 votos a favor, ninguno en contra y 1 abstención (presumiblemente por parte de Guyana –la ex Guayana holandesa, capital Georgetown-, por no haber sido contemplada en la dirección de un puesto regional).

Se habla ahora, con razón, de que “nuevos vientos” soplan en la OEA. De entrada, Almagro planteó claramente su voluntad de introducir profundos cambios y de renovar el organismo. “No me interesa ser el administrador de la crisis de la OEA, sino el facilitador de su renovación”, declaró ante la Asamblea General Extraordinaria apenas fue declarado electo. Y lo explicitó en estos términos: “El tiempo de una OEA discursiva, burocrática, alejada de las preocupaciones de los pueblos americanos, anclada en los paradigmas del siglo pasado, está definitivamente dando paso a una OEA del siglo XXI”. A su juicio, es necesario imprimirle “un empujón de realismo” a la OEA y determinar que se concentre en promover un diálogo político “con resultados tangibles en áreas claves para la democracia, los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo de la región”. En efecto, y tal como lo expuso previamente a su elección, los cuatro pilares de su gestión serán la democracia, los derechos humanos, el desarrollo y la seguridad del continente. En ese sentido, propone el fortalecimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, un tema sin duda de extrema urgencia. (Y que plantea, de paso sea dicho, un aspecto adicional: ¿hasta cuándo la sede de este organismo estará en Washington, teniendo en cuenta que Estados Unidos no ha ratificado el convenio internacional en la materia?). En esa visión panorámica, Almagro concibe a los distintos organismos regionales, caso de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), no como antagónicos, sino como complementarios de la propia Organización de Estados Americanos, OEA.
Otros puntos constructivos promovidos por Almagro como guía de su futura gestión son: una actuación conjunta de todos los países de la región ante desastres naturales, medidas de interconectividad tecnológica e iniciativas regionales respecto al cambio climático.
Uno de los grandes temas pendientes para la OEA en esta nueva etapa consiste en crear las condiciones que faciliten el retorno de Cuba al organismo continental. Como se sabe, Cuba fue suspendida en enero de 1962, en la conferencia de cancilleres de San Rafael, en Uruguay, después que Estados Unidos comprara varios votos, entre ellos el de Haití, presidido por el tirano François Duvalier (Papa Doc), para llegar a los 14 votos que conformaban los 2/3 del total requerido para la aprobación de la moción. Esta decisión fue revertida por consenso en la reunión de San Pedro Sula, Honduras, efectuada en 2009, bajo la presidencia de Manuel Zelaya (que después fue víctima de un golpe de estado). El tema de Cuba se proyecta a la Cumbre de las Américas a efectuarse los días 10 y 11 del próximo mes de abril en Panamá. Se ha anticipado que en la misma Cuba se hará presente a través de su presidente Raúl Castro. Almagro expresó que en el plazo inmediato concentrará su mirada en dicha Cumbre de las Américas, la que definió como “una oportunidad histórica para avanzar hacia un hemisferio sin exclusiones, a partir de la presencia de Cuba en el ámbito latinoamericano por primera vez en décadas” (53 años exactamente). Allí habrá oportunidad de un cara a cara con Obama.
Como es sabido, Cuba y Estados Unidos iniciaron en diciembre pasado un histórico proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas, que está avanzando en forma paulatina. Este gesto ha sido aplaudido por todos los países el continente, y se ha expresado de múltiples formas la esperanza de que la reapertura de las respectivas embajadas se concrete antes de la mencionada Cumbre de las Américas. En ese camino se están dando pasos positivos, en particular en materia de viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba y en otros aspectos de intercambio. Todos los países latinoamericanos y caribeños han expresado además su apoyo a la legítima aspiración del gobierno cubano de que, de una buena vez, se levante el bloqueo comercial, económico y financiero que mantiene EEUU sobre la isla desde hace más de medio siglo, tal como lo ha reclamado además reiteradamente, por mayorías aplastantes, la Asamblea General de las Naciones Unidas. Y se ha exigido también que termine el absurdo de que Cuba haya sido incluida por la potencia imperialista en la nómina de los países patrocinadores del terrorismo.
De la manera referida Uruguay vuelve a ocupar la secretaría general de la OEA, lo que ocurrió solamente una vez en la historia del organismo, allá en sus inicios, cuando tal responsabilidad fue ejercida por el Dr. José Antonio Mora Otero. En ese entonces Estados Unidos dirigía a su gusto y paladar el organismo, sin mayor oposición. Se recuerda, como un símbolo, que fue en una reunión de la OEA que se decidió y se implementó el degüello de la Guatemala democrática del presidente coronel Jacobo Arbenz (el sucesor de Juan José Arévalo), que impulsó la reforma agraria expropiando los feudos que estaban en manos de la United Fruit Company (UFCO) estadounidense. En la reunión de la OEA, efectuada en Caracas, participó directamente el secretario de Estado yanqui John Foster Dulles, en tanto su hermano Allan Dulles, director de la CIA, organizó la invasión de Guatemala desde Honduras, con tropas dirigidas por el coronel Carlos Castillo Armas, que ocupó la presidencia y devolvió las tierras a la UFCO. Ahora las circunstancias son muy distintas, y las perspectivas también.
Uruguay ha actuado asimismo en un plano muy destacado, estos días, en relación con la reunión de los cancilleres de la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), que consideró las gravísimas amenazas del gobierno de Barack Obama contra Venezuela y su revolución bolivariana. La UNASUR adoptó por la unanimidad de sus miembros decisiones de plena solidaridad con el pueblo y el gobierno venezolanos. Uruguay ocupa en este período la presidencia pro tempore de este bloque, y en tales condiciones el actual canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, presidió la sesión efectuada en Quito, en la mitad del mundo. La declaración aprobada por los cancilleres de los 12 países integrantes del organismo: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, reviste enorme trascendencia, porque contribuyó a generar una nítida conciencia, en el continente y en el mundo entero, de que Venezuela afronta el gravísimo peligro de un ataque militar, de una invasión por parte de EEUU o impulsada por éste. No otra cosa significa el decreto ejecutivo de Obama, que declara una “emergencia nacional” en su país “con respecto a la amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos planteada por la situación en Venezuela”. Los estados miembros de UNASUR rechazaron esta decisión por cuanto “constituye una amenaza injerencista a la soberanía de Venezuela y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros estados”.
Se ha recordado que Estados Unidos declaró “estado de emergencia” en relación a países como Ucrania, Sudán del Sur, República Centroafricana, Yemen, Libia, Somalia. En años anteriores, declaraciones del mismo tenor se formularon respecto a Irán, Irak, Siria, Afganistán. Y en el ámbito de América Latina, decisiones de este tipo involucraron a la isla de Granada, Nicaragua, Panamá, Haití y República Dominicana. Los latinoamericanos sabemos muy bien que en no pocos casos estas declaraciones fueron el anticipo de la invasión militar. Un ejemplo significativo es la masacre en Los Chorrillos en el curso de la invasión a Panamá del 20 de diciembre de 1989, tras la cual Guillermo Endara fue investido como presidente en la base militar norteamericana de Fort Clayton, en el Canal de Panamá.
El presidente Nicolás Maduro ha tenido la iniciativa de publicar en The New York Times una carta abierta a Barack Obama, reclamando que “cesen las acciones hostiles” de su gobierno contra Venezuela y acusándolo de “querer gobernar por decreto a los venezolanos”. Asimismo se han destacado las declaraciones solidarias con Venezuela que en forma simultánea formularon los gobernantes de los países integrantes del ALBA (Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América), con particular destaque de los presidentes de Cuba, Raúl Castro, de Bolivia, Evo Morales, así como de los gobernantes de una pléyade de islas caribeñas.
En el dramático cuadro actual, plagado de peligros y de una amenaza intervencionista directa, abrigamos la esperanza de que la nueva OEA pueda desempeñar un papel positivo y abrir una nueva perspectiva continental, detener la agresión en ciernes, de manera que la América Latina y caribeña se afiance realmente, como lo proclaman sus pueblos y sus gobiernos, como una zona de paz.

La ONDA digital Nº 711

Con Syriza, Grecia gana una batalla contra la austeridad

Niko-300x225

Parecía imposible, pero finalmente se logró, a pesar de las intensas presiones en contra, provenientes sobre todo de la canciller alemana Angela Merkel. Luego de prolongadas negociaciones, el gobierno de Grecia y las autoridades de la eurozona lograron el jueves 19 un acuerdo para extender por un lapso de cuatro meses (la propuesta griega era por seis meses) el programa para renegociar su deuda de 316.000 millones de euros, que expiraba el próximo 28 de febrero. El acuerdo, a tono con lo planteado por los representantes de Syriza desde el inicio de las negociaciones, no incluye medidas de austeridad para prolongar el actual programa, y ese es su rasgo definitorio. “La Unión Europea cede 4 meses a Grecia sin incluir medidas de austeridad”, tal es el título de los cables que dan cuenta de esta noticia trascendente, que ocupa la portada de los medios de toda Europa (y del mundo). Con este comentario adicional: Grecia gana un tiempo precioso para perfilar las bases de un nuevo acuerdo que permita sanear y modernizar su economía, asentar las bases de un crecimiento sostenible y atender todos sus compromisos, en primer lugar con la mayoría social de su país.. El acuerdo elimina el riesgo inmediato de que Grecia se quede sin fondos ya en marzo.

El texto del acuerdo fue redactado por el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, su homólogo alemán Wolfgang Schäuble y el presidente del Eurogrupo (reunión de ministros de Finanzas de la eurozona), Jeroen Dijsselbloem. Al día siguiente el primer ministro griego Alexis Tsipras afirmó que “lo difícil empieza ahora”, en la nueva etapa de negociaciones. Sus opiniones, difundidas en un mensaje televisado, prolongan en la actual coyuntura las que vertió ante el Parlamento al asumir el cargo, cuando afirmó que “Grecia ya no aceptará más órdenes, especialmente órdenes recibidas por correo electrónico”.
Las definiciones de Alexis Tsipras
El primer ministro recordó que 20 días atrás se hizo cargo de la conducción de un país “al borde del abismo y con las cajas vacías”. Ahora, “hemos ganado una batalla, no la guerra”. Añadió que “Grecia ha conseguido una negociación exitosa. Ayer hicimos fracasar el plan de las fuerzas conservadoras en Grecia y en el extranjero para asfixiar a nuestro país y demostramos que Europa es un espacio para la negociación y los compromisos beneficiosos para ambas partes y no un espacio de exterminación, de sumisión y de castigo”.
Leer Más “Con Syriza, Grecia gana una batalla contra la austeridad” »

Uruguay en la Secretaría General de la OEA

6554

Por Niko Schvarz (*)
Ya no queda margen para la menor duda: el 18 de marzo los países miembros de la OEA votarán para la secretaría general del organismo al actual canciller uruguayo Luis Almagro, quien el 25 de mayo pasará a suceder al chileno José Miguel Insulza tras sus dos períodos al frente del organismo.

Se han venido sucediendo los pronunciamientos favorables a la candidatura señalada, sin que se registrara ninguno en contra.

Otras dos candidaturas para el cargo que se habían insinuado, las del ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein y la del juez peruano de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Diego García Sayán, se han borrado del mapa. En este marco se destaca la trascendencia de la presentación efectuada por el canciller Almagro ante los otros 34 integrantes del Consejo Permanente de la OEA el pasado miércoles 18 de febrero en la sede de Washington, en que bosquejó el papel que deberá asumir una nueva OEA en el próximo período, hasta el año 2020 (y sin reelección), ”para dejar atrás definitivamente la OEA de la Guerra Fría y dar los pasos necesarios hacia una OEA del siglo XXI”. Un aspecto esencial de la presentación es que se propiciará el reintegro de Cuba a la organización interamericana.

Por el reintegro de Cuba
En el capítulo IV (y penúltimo) del documento, titulado ”Una organización sin exclusiones”, Almagro recordó que el sistema interamericano se ha ido ampliando con la incorporación de todos los Estados que componen la región. Afortunadamente, se ha dado vuelta la página, y Cuba fue reincorporada en junio de 2009 a la Asamblea General de la OEA, en la reunión efectuada en San Pedro Sula, Honduras, bajo la presidencia de Manuel Zelaya. Esta decisión revirtió la que había asumido el organismo en enero de 1962 en la conferencia de cancilleres de San Rafael, Uruguay, en que excluyó a Cuba del sistema interamericano.

Sin embargo, aún resta su reingreso efectivo. ”Para ello expresó Almagro- considero que deberíamos encontrar la forma viable y consensual para que así suceda, y Cuba pueda enriquecer con sus aportes la agenda de la Organización”. Trajo a colación en ese sentido los hechos de candente actualidad: ”El histórico anuncio hecho por los Presidentes de la República de Cuba y de los Estados Unidos de América el 17 de diciembre de 2014, y la importancia de que como señalara la OEA en su Declaración- se implementen las medidas en favor de la completa normalización de las relaciones bilaterales entre ambos países, generan un contexto favorable. Estoy cada vez más persuadido lo he advertido en mis innumerables reuniones con los Estados de la Organización- que el reingreso efectivo de Cuba a la OEA se convertirá en un hito fundamental en la historia de nuestra Organización”. Y anticipó que ”la próxima Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Panamá en el mes de abril será histórica al convertirse en un hito por la presencia cubana en dicho encuentro”.

Una OEA del siglo XXI, una América unida y para todos
Esta definición esencial está precedida por una serie de consideraciones generales sobre la OEA del siglo XXI, que ”debe ser global, debe salir al mundo, relacionarse con países y entornos estratégicos, con organismos multilaterales globales y regionales”. A su juicio, ”América ha estado dividida, es hora de reparar las heridas del pasado y construir una América unida y para todos”. Y enfatiza: ”Mi norte es América. Mi sur también es América. Mi centro y el Caribe son América. Toda ella, su gente, su mezcla, sus penurias y sus oportunidades. Mi objetivo es poner a la OEA al servicio de todos los americanos, sin discriminación alguna por razones de género, grupo étnico, pueblos indígenas, origen, extracción social, credo religioso, orientación sexual, discapacidad, condición migratoria, afrodescendientes, grupo etario o cualquier otra condición o grupo vulnerable”.

En este campo hay un desarrollo particularizado sobre el problema de género, tanto desde la necesaria perspectiva de derechos para la mujer como de su papel como vector para el desarrollo de nuestras sociedades, habida cuenta de que constituye más de la mitad de la población del continente. Se establece taxativamente que ”la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer, tanto en sus aspectos de representación política como de participación económica, y la lucha contra la violencia basada en género resultarán prioridades de la OEA”.

La síntesis de este capítulo es: ”Más derechos para más americanos será nuestro lema, con la OEA cada vez más cerca de la gente”.

Sobre esta base, plantea una serie de iniciativas basadas en cuatro pilares para una nueva visión estratégica: democracia, derechos humanos, desarrollo integral y seguridad multidimensional. Entre ellas, llamó a fortalecer la independencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a crear un sistema regional de prevención de conflictos sociales relacionados con proyectos mineros o productivos de impacto en comunidades locales, colocando a la OEA en el papel de facilitadora de soluciones a la medida de los países miembros. Prometió asimismo enfocar los problemas de la trata de personas y la violencia relacionada con el tráfico de drogas, mediante enfoques alternativos. Se refirió también a la criminalización de las migraciones irregulares en la región, tema relevante en México y América Central, donde millones de personas intentan llegar a Estados Unidos. Promovió la creación de un fondo de contingencia para desastres naturales, centrado en el Caribe y Centroamérica, y otro fondo destinado a la interconectividad tecnológica en el Caribe. En el orden interno, también expresó su preocupación por problemas de sustentabilidad financiera de la propia OEA, dejando en claro que la restructuración de algunos gastos asoma como imprescindible.

Complementariedad con organimos regionales
En el capítulo II, titulado: ”Hacia una visión estratégica de la OEA. El consenso político desde la solidaridad continental” se plantea un tema fundamental: el de la relación de la nueva OEA con los organismos regionales recientemente creados en el continente. El problema se resuelve en términos de convergencia y complementariedad, lo que debe ser destacado especialmente, bajo el lema de ”la convergencia con otros mecanismos regionales y subregionales”.

Esta parte del documento se inicia con los siguientes conceptos: ”Desde la creación de la OEA el escenario continental ha cambiado y las instancias de concertación e integración se han multiplicado. La existencia creciente de espacios de diálogo subregional y regional no debe ser vista como un escenario competitivo, sino como una oportunidad para generar mejores canales de interacción en el continente. En este sentido, la acción de la OEA y la realizada por CELAC, UNASUR, CARICOM y SICA, no deben ser vistas como ejercicios competitivos y antagónicos, sino complementarios. Reconocer estas realidades regionales y subregionales, cuya validez y vigencia es indudable, será la clave para alcanzar un grado de complementariedad de la que todos nuestros países se verán beneficiados. Debemos ejercer una coordinación, para que nuestra agenda sea global y no solamente receptiva de la agenda de otros. En ese sentido, proponemos instancia de coordinación periódicas de la Secretaría General de la OEA y Secretarías Pro-Témpore de las Organizaciones regionales referidas” (tales como la CELAC, la UNASUR y la Comunidad del Caribe, CARICOM).

Abundando en este aspecto, Almagro señaló en su exposición: ”Quiero que la OEA vuelva a ser el foro político de la región. No tiene por qué ser el decimonónico de sus primeros años. Tiene que adaptarse a las nuevas realidades, que le dicen que debe coordinarse con nuevas voces, que a veces pueden actuar más rápido que la OEA”, señalando en particular a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). ”Es la voz de los países de América Latina y el Caribe agregó- eso es insoslayable, es insustituible, es algo que no puede ser reemplazado en este foro”, al tiempo que reiteró la propuesta de instancias de coordinación periódicas entre la secretaría General de la OEA y las secretarías pro-témpore de los citados organismos regionales.

Es sobre estas bases que Uruguay volverá a desempeñar la secretaría general de la Organización de Estados Americanos, lo que no ocurría desde hace más de medio siglo, en que el representante de nuestro país José Antonio Mora Otero ocupó el cargo en el período inicial, entre 1958 y 1962. En el caso actual, podemos vislumbrar que con la presidencia de Luis Almagro entrará en escena una nueva OEA, en la perspectiva de una nueva América Latina y caribeña.

(*) Periodista. Publicado en “Bitácora”, 23 de febrero 2015

El abortado plan golpista en Venezuela

6532

Por Niko Schvarz (*)
El gobierno y el pueblo de Venezuela acaban de desmantelar un plan de golpe de Estado minuciosamente orquestado en cuatro fases con apoyo del exterior y participación de un grupo de oficiales de la aviación militar, varios de los cuales están presos y otros en fuga.

El anuncio con todos sus detalles fue efectuado el jueves 12 por el presidente Nicolás Maduro en su diálogo diario con el pueblo, y ratificado al día siguiente por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, exhibiendo la documentación correspondiente. Pudimos apreciar en su integridad estas revelaciones a través de emisiones de Telesur que, dicho sea de paso, era uno de los objetivos prioritarios de los ataques proyectados por los golpistas, junto al Palacio presidencial de Miraflores, el Ministerio de Defensa y otros organismos públicos.

Era un plan concebido en toda la línea y minuciosamente estructurado en cada una de sus fases, no un simple ensayo de aventurerismo golpista. Estaba proyectado para exactamente un año después del inicio, el 12 de febrero de 2014, de las guarimbas , las sangrientas protestas contra el gobierno que se saldaron con 43 muertos y más de 870 heridos. Era a la vez un coletazo de un golpe similar denunciado en marzo del año pasado, en que se produjo la detención de tres generales directamente vinculados con las maniobras sediciosas. Todo esto tiene como antecedentes más lejanos el golpe de estado de abril de 2002, la usurpación de la presidencia por unas horas por parte de Pedro Carmona Estanga (hoy refugiado en Estados Unidos, si no me equivoco) y el posterior paro petrolero, que provocó ingentes daños a la economía del país.

Volvamos a los hechos actuales. El presidente Nicolás Maduro denunció públicamente el nuevo intento de golpe de Estado, en el cual están involucrados algunos oficiales de la aviación militar y elementos civiles de derecha, apoyados por el gobierno de los Estados Unidos. Y agregó que este intento golpista fue totalmente desarticulado por los órganos de inteligencia del gobierno y gracias a las denuncias de militares patriotas. Hemos desarticulado, desmantelado un atentado golpista contra la democracia, contra la estabilidad de nuestra patria. Se trata del intento de utilizar a un grupo de oficiales de la aviación militar para dar un golpe , señaló el presidente en el curso de su alocución desde la parroquia La Pastora de Caracas, al tiempo de informar que, en la madrugada y la mañana del jueves fueron detenidos varios de los implicados. Informó además que este plan, impulsado por la derecha venezolana y por el imperio norteamericano, estaba previsto para el 12 de febrero, tras la publicación de un manifiesto llamando a constituir un gobierno transitorio. Posteriormente, iban a artillar un avión Tucano traído desde fuera del país, y al que iban a identificar con siglas venezolanas- y atacar el Palacio presidencial de Miraflores y un acto en que participara el presidente Maduro en conmemoración de la histórica Batalla de la Victoria. Al mismo tiempo reactivarían las guarimbas, o sea las barricadas violentas de calle, en Caracas y en otras ciudades.
Leer Más “El abortado plan golpista en Venezuela” »

DE CARA A MAYO

media_620x475_1_1180

El Frente Amplio (FA) reunió a todos sus candidatas/os a intendentes de los departamentos del interior.

Del encuentro que se realizó el sábado 14 de febrero en La Huella de Seregni; participaron la presidenta Mónica Xavier junto a los vicepresidentes del FA y las autoridades de cada uno de los departamentos.
Se trabajó sobre los criterios de campaña, planificación y construcción de las diferentes alternativas a desarrollar en las elecciones Departamentales y Municipales.
El encuentro se inscribe en el marco de discusión y debate hacia las elecciones de mayo, que ya contó con el Encuentro Nacional de Alcaldes y Concejales, realizado el pasado 6 de febrero; y con las entrevistas con los candidatos y Presidentes Departamentales de Montevideo y Canelones. Leer Más “DE CARA A MAYO” »

LA VOZ DEL PUEBLO

media_620x475_1_1083

Columna de la Presidenta del Frente Amplio sobre la XLVIII Legislatura.

El pasado domingo comenzó la XLVIII legislatura. Está allí expresada la representación ciudadana. El parlamento es la voz del pueblo, y debe ser honrada. El Frente Amplio alcanzó las mayorías por tercera vez consecutiva, y con ello el pueblo no sólo ratificó que ya no quiere volver atrás sino que además exige continuar profundizando el camino recorrido en esta década. Eso es confianza.
Este cuerpo legislativo está integrado por trabajadores, docentes y profesionales. Y ello es un avance en pluralidad e inclusión. La representación popular no puede ser de acceso exclusivo a quienes optaron por una carrera universitaria.
Esta legislatura muestra un aumento de la participación femenina aunque aún muy distante de la mínima esperada.
Es un tema ético como también de representación efectiva (eje central de la democracia). Los equilibrios también deben ser alcanzados en este tema, y en ello seguiremos trabajando en forma incansable.
Desde la bancada frenteamplista estamos trabajando por una sociedad solidaria y participativa; estamos trabajando para democratizar oportunidades y terminar con las exclusiones, como el caso de la desigualdad de oportunidades de género. No es admisible la sub representación de más de la mitad de la población.
Más reformas y justicia social. Leer Más “LA VOZ DEL PUEBLO” »